jueves, 10 de octubre de 2013

Los maestros son unos vagos

No me extraña que los docentes tengamos tan poco reconocimiento social. Somos unos vagos sin remedio.

Con todas las oportunidades que nos dan las administraciones educativas para formarnos, y nosotros nada, ni caso, a procrastinar todo el día en las redes sociales criticando a todo lo que se mueve, y perdiendo el tiempo con otros docentes, igual de ociosos. Decimos que colaboramos en no se qué proyectos, pero es otra excusa más para zanganear y perder el tiempo.

Y si no, fijaos en la cantidad de excusas que puso hace unos días mi amiga Lola Prieto, ¡en facebook además!,  para no hacer un curso de formación que ofrecía su consejería de educación, dando todas las facilidades:



y lo que es peor, el estado de Lola nos gusta a 30 docentes. Qué lástima, somos todos iguales.... No tenemos remedio.


Origen de la imagen inicial _ http://www.flickr.com/photos/pensiero/275320750 publicada bajo CC

13 comentarios:

  1. Fiuu... Dicen que la ironía no se entiende en todas las ocasiones, cuidadín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mikel, gracias por pasarte a comentar. Yo creo que el que no entienda la ironía tampoco se ha pasado por aquí a leer el post ;). Un abrazo.

      Eliminar
  2. Lola me imagino que te interesaba el tema y mucho. ;-)
    Algo parecido veo que nos esta pasado también aquí, últimamente proliferan los eventos, charlas o jornadas en horario lectivo que supuestamente están dirigidas a docentes. Y yo me pregunto: Si a la gran mayoría nos interesa el tema, ¿que hacemos? ¿cerramos el centro? pero si somos unos pocos, obligamos a nuestros compañeros a cubrir nuestras horas con guardias y ¿los alumnos? ¿no tienen derecho de recibir su clase? ...
    En fin como bien decís o somos unos vagos llenos de excusas o ¿serán que estos evento dirigidos sólo a profes que no ejercen la docencia?
    Ya veo que no soy la única que tiene este tipo de problemas, un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Pero Juan Carlos, reconocerás que somos los funcionarios que hacemos los mejores Pogüerpoins ;-)
    … por si te interesa el tema ...

    ResponderEliminar
  4. Leo este post recién llegada a casa. Casualidades de la vida, miro el reloj y veo que han pasado exactamente doce horas desde que salí. Cuatro horas de conducción, tres horas y media de charla en un curso sobre prevención del abandono escolar. ¿El resto del tiempo? No solo de educación vive una y hay necesidades que cubrir, pero en esos breves ratos de avituallamiento, ¿cuál ha sido el tema? Efectivamente, educación, educación, educación.
    Y estoy tan cansada que quería hacer un comentario irónico, pero no me sale. No me sale porque en lo único que pienso es en todos esos docentes que, como los que me han escuchado esta tarde, pasan la mañana partiéndose los cuernos con los chavales, dándoles lo mejor que pueden, luchando contra todas esas piedras que nos ponen en el camino y aún así, deciden invertir su tarde libre en un curso. Será que les pasa como a mi amiga Lola, que necesitan puntos porque llevan pocos años trabajando. Ah, no, espera, que de eso, también como Lola, andan ya sobrados, que la mayoría de los asistentes peinaba canas.
    He pasado la tarde con maestros que, en lo que comparten contigo una coca cola rápida, te hablan de alumnos de compensatoria que tuvieron hace diez años y que aún hoy les paran por la calle para darles las gracias, que te hablan de esa niña gitana a la que una maestra literalmente maltrataba en clase, te cuentan las jugarretas que la administración está haciendo con algunos planes porque, total, "esos chavales tuyos tenían que quedarse en su casa"... Y mientras te hablan les brillan los ojos y en algún momento te sueltan, "a mí es que la docencia me gusta, me gusta mucho" ¡Cómo si no se te notase!
    Y pensaba mientras conducía, que siempre ha habido y seguirá habiendo docentes así, como los que me han escuchado esta tarde, a los que yo no tenía nada que enseñar, porque llevan la educación en las venas, porque aman trabajar con y para los chavales. Pero a la vez, me planteaba cuántos docentes son así, frente a todos esos que no merecen un trabajo como este porque no saben apreciar lo que supone, o peor, ni siquiera quieren hacerlo. Porque efectivamente, los maestros son unos vagos. Sin ironías y sintiéndolo en el alma. Porque una docena de vagos ya me parecería un exceso y todos sabemos que son muchos más.
    Perdonadme el pesimismo y la extensión. Estoy cansada y algo triste. Porque a mí es que me gusta la docencia, me gusta mucho...Y no trabajo, no por ser vaga sino porque no me dejan.
    En realidad me ha salido un post para mi blog, pero aquí se queda el comentario ;)

    ResponderEliminar
  5. Una pandilla de vagos y vagas... como los compañeros y compañeras de la #vagadocentbalears, que se ha jugado el sueldo, su puesto de trabajo y su integridad física en algunos casos, por defender una educación mejor ante esta locura de planes pseudotrilingües sin sentido...

    Una pandilla de vagos y vagas como Alberto, que en sus días de fiesta locales, se ha venido a clase de Magisterio a transmitir su conocimiento y pasión por la enseñanza a los estudiantes en formación.

    Una pandilla de vagos y vagas como Itzalai, que además de dar sus clases en un centro no precisamente fácil y pelear contra la imposición de la LOMCE, dedica algunas noches a traducir materiales para llevar al aula lo más novedoso y motivante.

    Una pandilla de vagos y vagas como Gregorio, que casi se deja la salud en un proyecto colaborativo precioso que ha tenido impacto internacional...

    Una pandilla de vagos y vagas, como esos frikis que andan blogueando para compartir sus ideas y trucos en la red con otros profes a quienes no conocen ni les agradecerán nunca su trabajo.

    Una pandilla de vagos y vagas...

    ResponderEliminar
  6. Ya quisiera muchos tener la mitad de calidad de vida y sueldo de los que MUCHOS y no todos disfrutais.

    ResponderEliminar
  7. Muy buenas tardes a todos

    Antes de nada quiero decir que he topado con este tema en internet de pura casualidad y me ha sorprendido de manera muy grata como muy desagradable los comentarios que se han dicho a cerca de los profesionales de la docencia

    Estoy infinitamente agradecido a todos los profesores que me han educado y formado a lo largo de mi vida para que sea el profesional que creo ser en mi trabajo.

    Y bien dicho todo lo anterior, quiero decir que conozco muy bien todo ese mundillo ya que mi esposa es profesora por oposiciones en una escuela pública y no deja de sorprenderme los infinitos privilegios y desmesuras en el salario a razón del trabajo que desempeña y sus responsabilidades.

    Para poder decir que esta crítica sea constructiva voy a describiros brevemente mi oficio.

    Trabajo para una muy importante empresa eléctrica y mi puesto se encuentra en una central nuclear muy conocida en este país. Soy el máximo responsable de uno de los reactores de dicha central. Para poder acceder a este puesto he tenido que dejarme prácticamente la vida ESTUDIANDO y formándome, para poder ocupar este cargo de MÁXIMA RESPONSABILIDAD.

    En mi mano no solo está el abastecimiento de energía de una región entera, si no la VIDA de CIENTOS DE MILES DE PERSONAS. No quiero ser demagogo aunque esté muy de moda en estos tiempos, pero todos recordamos lo que recientemente paso en Japón o hace aún más tiempo en la actual Ucrania e incluso más casos no demasiado conocidos.
    Puedo permitirme decir que mi sueldo es muy cómodo y mas en estos tiempos de crisis, pero ME LO HE GANADO con mucho sudor, esfuerzo y sacrificio. Mucho más que un docente o un funcionario que en algunos casos cobran más que yo.
    Por ese motivo veo total y absolutamente desproporcionado la cantidad de días festivos y libres que los docentes tienen en comparación a ya no solo mi trabajo si no a cualquier otro, y mucho menos el sueldo que algunos docentes cobran solo por el hecho de que según dicen y entre ellos mi propia esposa, trabajar con niños es muy duro, hay que planificar las clases, hay que preparar asignaturas, tutorías con padres difíciles de tratar etc.
    MAS DURO ES CONTROLAR UNA FISIÓN NUCLEAR, MAS ESTRESANTE ES REFRIGERAR UN NUCLEO DE BARRENAS, MAS DIFICIL ES ESTABILIZAR UN ATÓMO DE 235U PARA QUE SEA ESTABLE…
    A sí que siento muchísimo si he ofendido a alguien pero como muchos docentes dicen y OJO no todos por las excepciones, el trabajo que personas como yo desempeñamos es mil cien veces más EXIGENTE , SACRIFICADO Y PEOR PAGADO en proporciones a un docente.
    Y por eso pienso que un docente excepto como ya he dicho anteriormente las excepciones que hay los profesores SI SON en cierto modo una VAGOS.

    Saludos y gracias por permitirme opinar de manera libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo, gracias por el comentario. Por supuesto que te permito opinar de manera libre en mi blog. Eso si, habría estado bien que te hubieras identificado. La libertad si es en igualdad de condiciones, mucho mejor.

      En cuanto a lo que comentas, creo que este país tiene un grave problema si cree que controlar un reactor de una central nuclear es mucho más importante y requiere de mucha más responsabilidad que ocuparse de la educación de nuestros hijos.

      Y qué decirte de la formación docente... no es que nos hayamos dejado la vida en ello, es que nunca acabamos de actualizarnos durante toda nuestra vida laboral, en horario pagado y en nuestros momentos de ocio también.

      Como dato te diré que en Finlandia el profesional mejor pagado y más considerado socialmente es el docente. Y se es tan exigente en su selección que sólo los mejores expedientes pueden tener acceso a esta función.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Me gustaría realizar una preguntita a Anónimo: ¿Quién te enseñó a leer, a escribir, a pensar, a no andar por la vida con orejeras, y a comprender lo que parece tanto te gusta y te has actualizado una y otra vez... Tal vez haya sido un profesorado vago no, vaguísimo? ¡Ay, qué penita que en tu caso no hubieras tenido unos docentes más vagos todavía!

    ResponderEliminar
  9. Lo q me parece increíble es q si queremos todos y todas una educación de calidad, pongan una nota tan baja para poder hacer magisterio

    ResponderEliminar
  10. lo siento pero estoy de acuerdo en q los profesores están supravalorados, no creo q sean vagos, sus salarios son INMORALES, comparados con otros licenciados con carreras más complejas y que no tienen una oposición sencilla para "colocarse" de por vida. Y digo sencilla pq conozco malos estudiantes que en un par de años la han sacado (estamos hablamos de los tiempos buenos para opositar, hace 5 años)

    2 meses de vacaciones, puentes, beneficios sociales... en Murcia disfrutan de seguros privados no van a la S.S. como cualquier "curritos" desde albañiles hasta arquitectos.

    trabajar con niños o jóvenes es lo más bonito q puede dedicarse uno, aguantar a un jefe exigente, cobrar a morosos, resolver una reclamación, o simplemente cubrir unos OBJETIVOS que marca la dirección de la empresa no saben lo afortunados que son en su colectivo que estas cosas no les quita el sueño. Da igual si sus alumnos aprueban más o menos, llevan mejor o peor nivel. Por cierto no hablemos de nivel pq en Europa creo q somos de los últimos, y como decía un profesor mío. CUando un estudiante suspende , la mitad de culpa es del alumno y la otra del profesor.

    En Estados Unidos los padres pueden entrar a las clases de los hijos a evaluar el trabajo de los profesores incluso sin pedir permiso.

    No creo q los profesores sean unos vagos, mis hermanos son profesores, les gusta su trabajo hacen actividades y son de lso pocos que se quedan después de clase, organizan actividades a lso chicos, lo que tengo claro es que están en una situación de privilegio insultante. No es envidia es justicia social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has leído realmente el articulo?
      ¿Entrar los padres a las clases para evaluar el trabajo de los profesores? ¿Y por qué no entramos en los quirófanos para evaluar el
      trabajo de los cirujanos? ¿O es que de educación sabe todo el mundo?

      Por cierto, tenemos 1 mes de vacaciones y los mismos puentes que cualquier otro trabajador.

      Y veo que no conoces nada nuestra profesión y dedicación. La principal preocupaciòn de los docentes es precisamente, si sus alumnos aprenden y cómo aprenden, y por ende, si aprueban o no . Y si, estas cosas nos quita el sueño.

      ¿Privilegio insultante? En fin....

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails